Cocina Bien. Vivirás más

Cocina Bien. Vivirás más

Vivimos en la sociedad del siglo XXI, la de las tecnologías de vanguardia, los avances científicos diarios y las proezas faraónicas de la ingeniería.

Cada vez accedemos a más información, y este acceso progresivamente nos puede ayudar en muchos aspectos de nuestra vida doméstica, laboral o incluso desde el punto de vista de la salud.

Existen incontables recursos al alcance de todos para poder mejorar el estado de salud a corto o largo plazo: desde la creciente moda deportiva en todas sus variedades (running, cicling, etc) hasta los tratamientos farmacológicos que nuestro/a médico nos pueda recomendar. Con todo, todavía hay superhombres y supermujeres que pueden llevar a cabo su trabajo, tener un hogar ordenado, cuidar de sus hijos, tener vida social y además practicar deporte. Pero resulta paradójico, que con todo lo que se incide en la mejora de nuestras conductas vitales sobre el ejercicio y la dieta saludable, no se incida más en la base del segundo de estos pilares fundamentales, la Cocina.

Y sí, “Cocina” con mayúscula.  Porque todos sabemos que la bollería industrial no es recomendable por los trillones de calorías y por la mala calidad de las grasas que se utilizan para fabricarla, pero no todo el mundo sabe que el mismo alimento puede ser mucho más o mucho menos saludable según se cocine.

DIETA SALUDABLE

La persona que tiene habilidades de cocina sabe que si tiene que freir algo, por ejemplo unas patatas, hacerlo en pequeñas tandas con aceite bien caliente hace que éstas absorban mucha menos grasa, y por lo tanto sean menos perjudiciales.

Otras veces, encontrar un sustituto al tradicional y potente huevo frito “para sopar”, puede ser tan fácil como hacer el huevo escalfado; esto es esclafarlo en agua hirviendo con un chorro de vinagre, y se obtiene un resultado sabroso pero sin nada de aceite.

Un buen bistec de ternera magníficamente cocinado es una maravillosa fuente de proteínas, pero un elemento al que se le da poca importancia lo puede convertir en una bomba cardiovascular: la sal, enemiga mortal de hipertensos y pacientes con problemas renales. Dar sabor a esta pieza sin sal es fácil con especias como el romero, la pimienta, etc.

Y así hasta el infinito de los consejos. Saber cocinar bien, no solo nos hace la vida más agradable, disfrutando de suculentos sabores, sino que alargará nuestras vidas, al utilizar mejor las materias primas que terminarán en nuestros agradecidos estómagos.

Ginés Álvarez Sánchez
- CEO del Instituto Superior de Formación Profesional de Hostelería y Turismo Vesta
- Médico de Familia.

Ginés Álvarez, Médico de Familia