Firma Antonio Garrido

Patatas fritas de colores

…es curioso, muy curioso, el tiempo transcurre de manera implacable, nos hacíamos cábalas con nuestro Instituto,

de nuestro pensamiento a los primeros dibujos que se conectaban, plasmar todo ello físicamente y ya es toda una realidad, hemos comenzado un curso académico, nuestro curso, nuestros alumnos.

Y notar en las aulas  vuestros ojos, la avidez del conocimiento que espera aflorar por doquier, de la confianza depositada en este proyecto educativo, simplifica el inmenso esfuerzo realizado para que Vesta se levante y comience a caminar moviéndose con la dulzura, la  energía y confianza en que lo ha hecho, mimando los detalles, fijando el rumbo hacia un sistema educativo dotado de un carácter integral, donde el motor de Vesta, nuestros alumnos, encuentren los elementos necesarios para desempeñar su labor profesional.

Todo ello, sin abandonar ni un solo ápice de nuestra identidad, de los valores que definen a Vesta, la profesionalidad en la enseñanza, resulta extremadamente difícil no denotar que somos unos románticos empedernidos, unos locos inmaculados con patatas fritas de colores que aplican la experiencia docente acumulada a lo largo de los años puliendo los detalles y convirtiéndola en una herramienta maravillosa para que nuestros alumnos la hagan suya.

“Me interné en los bosques porque quería vivir intensamente, quería sacarle el jugo a la vida. Desterrar todo lo que no fuese vida, para así, no descubrir en el instante de mi muerte que no había vivido”

Antonio Garrido Moreno.
- Gerente del Instituto Superior de Formación Profesional de Hostelería y Turismo Vesta.

Firma Antonio Garrido