Receta para cocinar besos

Receta para cocinar besos

El beso es la muestra de amor más cercana y asequible que tenemos. Con ella demostramos todas las connotaciones del cariño que sentimos hacia la persona que los dirigimos. Ahora bien, ¿te has planteado alguna vez cómo se cocinaría un beso?

En el Instituto Superior de Formación profesional Vesta de Hostelería y Turismo Vesta, donde todo lo hacemos desde el cariño, vamos a investigarlo.

Sin ninguna duda, si algo nos ha quitado esta pandemia maldita, es la cercanía con nuestros seres queridos o los que están por querer. El beso, la muestra de amor más importante de todas en el ranking de muestras de amor, ha sido suprimido por el miedo.
Pero todo volverá.
Mientras esto no sucede ¿sabías que existe la receta perfecta para cocinar un beso ?
La hemos encontrado en un libro titulado “Besos que fueron y no fueron” de Roger Olmos Pastor y David Aceituno

Y Dice así:

Para cocinar un beso hace falta una cocina alegre,
que huela a limpio, cantar un poco.
Que tenga los muebles más o menos ordenados
para que así quepan más sorpresas y desorden, y cajones
secretos que contengan tipos distintos de amor, de mil sabores,
además de frascos, especias orientales, pucheros y cucharas.
¡Ah!, y las ventanas abiertas: algo de aire o mirar
un trozo de cielo favorecen la sensación de libertad.

Escuchad las sartenes mientras fríen,
tenedores y cuchillos que se ríen haciendo esgrima en los morteros,
ollas exprés que silban fuerte cuando el beso ya está listo
para ser dado o recibido:
-¡QUE APROVECHE! –gritan a besucones y besuqueados.
-¡SALUD! –brindan copas y vasos.

Los besos deben ser preferiblemente sinceros y de temporada,
que potencien el sabor y la textura del afecto.
Y para que no quede un beso crudo,
Bechamel pide paciencia,
pues todo a fuego lento gana en sabor y aroma.

Se recomienda un sorbete de limón
para digerir los empachos
que provoca lo cursi y rebozado.
Y para engañar al estómago cuando hay hambre,
se permite picotear de la memoria los besos que alguna vez fueron
y de la imaginación los besos que serán (o tal vez no).

Esperamos que te haya gustado y ¡ Feliz día del beso!