Masterclass Café en Vesta Murcia

Un buen Café

Hasta hoy pensábamos que tomábamos buen café pero los chicos de Mocay Café nos han enseñado que el buen café es otra cosa que no tiene nada que ver con lo que solemos pedir después de una comida o hacemos normalmente en casa.


Los alumnos del Instituto Superior de Formación Profesional de Hostelería y Turismo Vesta Murcia han recibido hoy una lección magistral sobre café de la mano de Francisco Romero, Barista Profesional, AST y Formador de Mocay y Javier Moreno, Captador de Café Mocay.

Una clase redonda que nos ha dejado el mismo sabor que el café que hemos probado, especialmente el Café Irlandés elaborado por Francisco Romero con la maestría del que ama su profesión y se emociona con lo que hace. Así nos lo han transmitido y estas son muy resumidas algunas de las cosas que hemos aprendido

Hemos desmontado mitos como que el café no es y sus cualidades principales son la acidez y el dulzor.

Sabemos que el café se divide según las plantas en Café Robusta y Café Arábica.

El Café Robusta se cultiva a nivel del mar y contiene un alto nivel de cafeína, tiene mucho cuerpo y fortaleza en los sabores. Prácticamente toda su cosecha se recolecta con máquina en un proceso rápido, a diferencia del Café Arábica, lo que hace de esta variedad un café más económico

El Café Arábica se cultiva entre 1.000 y 2.300 metros y tiene menor contenido en cafeína. Su recolección es más lenta y laboriosa ya que se recolecta a mano. Los recolectores de este café suben a las plantaciones cuando parte de la cosecha está madura y recolectan, repitiendo este proceso al ritmo de la maduración del cultivo.

Al igual que el vino, el café también se cata existiendo la figura del q_grader, que puntúa los diferentes cafés para dar una valoración a nivel internacional. La tendencia es buscar la satisfacción de sabores a través del café de especialidad. Siendo la tendencia el Café Arábica con todas sus variedades.

El café torrefacto, que es una técnica para la conservación del café que se introdujo en España en 1926, es el que se tuesta con azúcar estando solamente permitido el empleo de un 15% de azúcar para este proceso que está en desuso y contraindicado, debido a que prolonga las digestiones ya que genera una molécula que nuestro estómago no digiere bien.

Como curiosidad, decir que durante la Guerra Civil Española el café en España, y para abaratar costes, se mezclaba con legumbres, achicoria e incluso con una sustancia llamada alpechín que es un deshecho de prensar la aceituna lo que incitaba al contrabando del café que entraba por Portugal pues al menos era café.

Y un sinfín de curiosidades más que darían para extendernos un buen rato, que han dado paso a una explicación más que didáctica sobre la correcta elaboración del café expreso, del café de filtro, del café americano y un buen y perfecto Café Irlandés que como curiosidad se debe servir en una copa de vermut de pie medio, con aspecto final de pinta de Guiness y elaborado con whisky Irlandés. La historia de su invención es maravillosa y merece la pena ser contada en otro post así como alguna leyenda asociada a este café que para vuestra información nunca se debe servir por capas.

Además hemos practicado el latte art para decorar cafés con dibujos así que cuando vayas a pedir un café asegúrate de que quien te lo sirve se formó en Vesta.